Conjuros para la buena suerte

hechizos-conjurosDecían los romanos que la fortuna acompañaba a los audaces y da la espalda a los tímidos (audaces fortuna iuvat timidosque repellit). Lo cierto es que en la vida se dan una gran diversidad de situaciones que parecen indicar que dependemos del puro azar. La imagen más exacta de ver así las cosas es una ruleta del casino. Seríamos una bola saltando de casilla en casilla hasta quedar depositados en una cualquiera por suerte.

La realidad siempre supera nuestras cuentas. Sobre cualquier cosa que podamos imaginar la realidad sube varios niveles de complejidad. En este escenario hablar de conjuros puede parecer pretencioso. Y bien visto es cierto cuando se rompe con el orden natural de las cosas.

Podemos influir con el pensamiento en la realidad en la medida que nuestro pensamiento forma parte de esa realidad. No debemos creernos dotados de poderes especiales. En el conjuro opera la naturaleza en la misma forma que lo hace la floración de un almendro.

La verdadera naturaleza de los conjuros

Los conjuros son expresiones lingüísticas dotadas de un simbolismo que trasciende el significado habitual de las palabras. Forman un conjunto mágico que opera en los planos más sutiles de la realidad y devuelve un resultado más o menos interpretable.

Los deseos, las fuerzas naturales involucradas, la personalidad del solicitante y los aspectos astrológicos son los ejes sobre los que giran. Misteriosamente todo encaja en algún punto que la vidente sabe interpretar para ofrecer al cliente una solución a un problema planteado.

La naturaleza guarda sus secretos en cada una de sus partes. No hay tesoros ocultos, todo está en todo. El conjuro es algo parecido, las palabras sueltas no significan lo mismo que examinadas en su conjunto. Y en cada palabra está la potencia transformadora de que le da el significado profundo del conjuro completo.

La suerte está sujeta con hilos sutiles que podemos localizar y actuar sobre ellos. Por eso los conjuros para la buena suerte son interesantes y son útiles.

Deja un comentario