Hechizo para trabajo

Un-hechizoEl trabajo es el eslabón que nos conecta con el resto de la sociedad. Las exigencias que impone o las penurias que origina su falta señalan esta dependencia. El tiempo que se dedica a la actividad de desarrollar una profesión o de tener la oportunidad de emplearse es mucho.

Lo mejor de nuestras capacidades se deben mostrar como un producto en un mercado competitivo. Miles de factores intervienen para encontrar un resultado que dé satisfacción a las legítimas esperanzas.

Los hechizos nos aportan un refuerzo en los planos más sutiles del mundo y en la psicología del comportamiento diario. Son como un complemento alimenticio que  compensa alguna carencia. No es necesario el empleo de medios extraordinarios.

Simplemente hay que darles un sentido en el ecosistema de las energías espirituales que nos gobiernan. Este es el hechizo que quiero dedicar a todas mis seguidoras que emplean un esfuerzo constante por  sacar adelante un proyecto de vida o una familia. Son ellas las que le darán el uso más positivo para todos.

 

Empezamos el hechizo

 

Encima de un paño rojo (también sirve un papel del mismo color) echamos una cucharada sopera de granos de arroz. Sobre el arroz extendemos la palma de la mano sin tocar nada a unos cinco centímetros. Nos concentramos unos segundos y visualizamos símbolos de fortuna o riqueza como dinero o joyas. Imaginamos que las concentramos en un solo punto que situamos en el espacio sobre nuestra mano. Después imaginamos que el arroz y el punto se concentran en un único lugar del espacio y sobre él cerramos la mano.

El poder de un hechizo depende en gran medida del las energías espirituales concentradas en la persona que lo realiza. Cada persona por el hecho de estar viva tiene una cantidad pero no la misma para todos. La consciencia con la que desarrollamos los actos de nuestra vida es la mejor vía para incrementar esta capacidad.

Es en el fondo la concreción de la ley de la vida, la energía se acrecienta cuando se sintoniza con los canales del Espíritu Universal que la vierte sobre la creación. Aprovecharla con sabiduría es primera misión en la vida.

Deja un comentario