Ritual para atraer la suerte

00Rituales_anoTodas ansiamos lo mejor para los seres más cercanos. La dirección de ese deseo mueve muchos resortes en las fuerzas espirituales de la naturaleza. Para reafirmar la energía de este impulso elemental que favorece un entorno en armonía presentamos este sencillo ritual. Entender el simbolismo de cada elemento empleado es el secreto para que dé sus mejores frutos.

Cada día nos enfrentamos con dificultades e incertidumbres que tiñen de gris muchos sueños. En el resultado de un solo evento encontramos el resumen de una jornada. El azar parece jugar un papel muy importante pues los resultados parecen ser ajenos a la mejor voluntad.

Nosotras creemos que el azar no existe, siempre hay una razón oculta en todo lo que sucede. Y conociendo las reglas que rigen en los planos elevados podemos cambiar la suerte que parecía decidirse a modo de tirada de ruleta.

Empezando el ritual

Necesitamos un recipiente de cristal limpio y transparente. También un cuarto de litro de agua de lluvia o de manantial (nunca agua que haya sido manipulada por envasado como el agua mineral). Por último una ramita de geranio rojo con flor, es fácil de adquirir en cualquier floristería. De no encontrarse esta planta puede servir del mismo modo una crassula ovata. Ésta es una planta perenne muy común en casas que se caracteriza por sus hojas carnosas y llamada por este motivo suculenta.

Conseguidos estos materiales vertemos el agua en el recipiente de cristal y sobre ella dejamos reposar la ramita de geranio o crassula. El ritual para atraer la suerte que tenemos que seguir a continuación es asimismo sencillo.

Simplemente al despertar (primeras horas del día) alzamos el recipiente con su contenido con ambas manos hasta la altura de la cabeza. Debemos orientar nuestra posición corporal hacia la dirección este, por donde nace el sol. Después el mismo recipiente se depositará en un rincón de la casa. No importa el lugar pero debe dejarse descubierto.  Esta operación debe repetirse siete días.

La interpretación de este rito es recibir la energía de todas las fuerzas de la naturaleza vinculadas a la fortuna por las plantas que hemos usado. En el agua pura se reflejará una luz transformadora de todo lo que suceda ese día. Después sólo queda esperar que en los acontecimientos claves del día tengamos toda la potencia de los hados de nuestra parte. Sencillo y efectivo para llevar al mejor puerto cada una de nuestras esperanzas.

Deja un comentario